arquitecturaArte Clásico: RomaGeneral

Anfiteatro Flavio

Publicado el

A partir de los últimos años de la República, se advierte en Roma un esfuerzo por manifestar mediante construcciones importantes el poder alcanzado graciás a su expansión territorial. Se trata de desarrollar una ambiciosa arqitectura utilitaria que dé una imagen positiva del poder, con miras propagandí­sticas.

Inicialmente, esta arquitectura toma como modelo las construcciones griegas y etruscas, aunque poco a poco se van consolidando los tipos especí­ficamente romanos. Como derivación de los antiguos teatros se desarrolla en anfiteatro, de forma ovalada. El más antiguo del que se tiene noticia es el de Pompeya (80-70 a. C.), que aparece ya como un tipo bien definido. Pero es el Coliseo, erigido época imperial por la dinastí­a Flavia, la obra que sirvió de modelo a los numerosos anfiteatros construidos en la ciudades del Imperio.

coloso

El anfiteatro Flavio, de planta elipsoidal, alcanza 187 metros en su eje mayor, y 155 metros en el menor. Su graderí­o -de más de 50 metros de altura y 37 grados de pendiente- podí­a albergar unos cincuenta mil espectadores. El nivel más próximo a la arena estaba reservado al emperador, los cargos oficiales y sus acompañantes; el segundo nivel se destinaba a los nobles y caballeros, el tercero a sus mujeres, mientras que el pueblo debí­a contentarse con permanecer de pie sobre un graderí­o de madera en el nivel más alto. Sobre este, unos mástiles sostení­an los toldos –vellum– que protegí­an a los espectadores.

martires-cristianos

Bajo la arena de 50 X 80 metros, se construyeron una serie de estancias y galerí­as auxiliares. Tras los graderí­os –cavea– unos pasillos anulares garantizaban la distribución de los espectadores. Un total de 80 entradas permití­an el acceso directo a todos los pisos y garantizaba un rápido alojamiento y evacuación. En este grandioso marco se ofrecí­an espectáculos gratuitos de naumaquias y luchas de gladiadores y fieras.

La proximidad de una colosal estatua del Emperador Nerón, dió lugar en época posterior a la denominación popular: COLISEO. Esta construcción, pese al deterioro causado por el saqueo de sus piedras, sigue siendo la obra más representativa de la arquitectura romana.

coliseo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *